28 de octubre de 2022

Cambio de era: De la hiperglobalización a la relocalización



Este mes ha sido especialmente intenso en análisis globales que convergen en la idea de que estamos asistiendo a un cambio de era. Resumido en las dos viñetas de la imagen que precede.

El detonante ha sido el XX Congreso del Partido Comunista Chino que ha blindado a XI Jinping como líder supremo y su pensamiento como brújula para el Sur Global.

Y es que, si bien venimos asistiendo a cambios profundos desde el arranque del siglo XXI, entre los que destacaría: la digitalizacion de la economía y la aceleración en el desarrollo tecnológico, hay momentos en la Historia en que esa presión subyacente aflora en eventos que queremos calificar de no esperados (cisnes negros) por no admitir nuestra miopía ante señales dispersas que no supimos «conectar» a tiempo.

Mckinsey ha presentado un informe que se abona a esa teoría de sucesión de terremotos en periodos de 3 años que provocan cambios tectónicos para argumentar que el trienio 2020-22 (COVID19, crisis energética, guerra en Ucrania) está desencadenando un nueva era.

Pero me gusta más la mirada de Rana Foroohar que relata los fallos del modelo vigente que tenemos que reinventar poniendo el foco hoy en lo que despreciamos ayer:

● la política importa (los sistemas políticos que articulan los principios y valores en los que desarrollamos nuestras vidas) y
● los espacios que habitamos también (lo local)
● los empresarios tienen que vernos no como consumidores sino ciudadanos
preocupados por nuestro entorno (Planeta y Sociedad).

Contaminar el Planeta para producir y transportar bienes baratos desde la otra parte del mundo ya no tiene sentido cuando se disparan los costes o cuando somos realmente conscientes de lo que cuestan. Y no hablo solo de que suban los salarios, la energía y el transporte, sino de esos otros costes: los políticos, los medioambientales y la desigualdad y desesperanza de las sociedades de origen.

La hiperglobalización nos hizo ricos pero vulnerables al no controlar las redes y cadenas de suministro de productos y servicios hoy estratégicos por escasos. La política importa. Y occidente reacciona ahora.

Pensemos juntos para construir las mejores propuestas. Las soluciones son globales pero la ejecución es local.

De momento, lanzo 10 propuestas:

1. Hacia un nuevo ORDEN MUNDIAL: el Sur Global aspira al liderazgo con China.
2. La GLOBALIZACIÓN no está muerta, SE TRANSFORMA.
3. Acercar los PRECIOS al VALOR de las cosas (y las no-cosas).
4. Generar ECOSISTEMAS para reconectar los puntos.
5. La POLÍTICA importa y nos concierne.
6. Reivindico la ECONOMÍA SISTÉMICA. Nuevo modelo, nuevas políticas.
7. La TECNOLOGÍA cruza un nuevo umbral de conectividad. Ahora sí arranca la 4RI.
8. Nuevo PARADIGMA SOSTENIBLE para empresas y organizaciones
9. La OPORTUNIDAD LOCAL. Lo rural como solución.
10. La dimensión TIEMPO / ESPACIO de la Humanidad.