08 de febrero de 2022

Sostenibilidad = estrategia corporativa



Estos días estoy revisando los informes no financieros de las empresas en las que soy Consejera Independiente como parte esencial de los informes corporativos anuales.

En primera instancia se trata de informar a las partes interesadas en la actividad de la empresa sobre aquellos aspectos que, más allá de los números concretos de los resultados financieros, condicionan la viabilidad futura del proyecto compartido con dichos stakeholders.

Algunas organizaciones aun se quedan en lo justo para cumplir con la ley, otros en parecer lo que otros consideran correcto, dando un lavado de cara al informe de gestión. Muchos lo dejan en manos de expertos de marketing y comunicación para ofrecer «un surtido de RSC con sabor a Greenwashing».

Los pioneros, los que entienden que en tiempos de profundos cambios y enormes retos es preciso liderar, optan por construir el mundo que la sociedad desea y necesita. La sostenibilidad es acción, es ambición, es liderazgo. Y se convierte en la mirada estratégica de la actividad de la empresa, su propósito y su negocio.

Ser sostenible no es un adjetivo es acción.

Este cambio de paradigma exige una mirada sistémica y una capacidad de decisión y gestión que lleva la sostenibilidad al centro de la agenda de los Consejos de Administración y debería estar ya en la base de los programas formativos del siglo XXI.

No se puede delegar la mirada ni la comunicación, como no debe delegarse la estrategia ni fragmentar el modelo de negocio y su gestión.

Todos los actores en toda la cadena de valor, y todas las políticas corporativas deben participar en la conformación y en la ejecución de la sostenibilidad como estrategia de negocio. Empezando por las más estructuradas pero incorporando «campamentos base » del futuro negocio.

  • Gestión estratégica de Stakeholders y de riesgos. No son un problema, son oportunidad.

  • Toma de decisiones y gestión basada en datos

  • Investigación, desarrollo, innovación, colaboración para desarrollar modelos de negocio que puedan aprovechar al máximo los capitales disponibles (financiero, natural, social). Construir sobre lo bueno que tenemos e incorporar y sumar a los que aporten

  • Gestión estratégica del talento y la cultura corporativa

  • Fijación de objetivos claros, medibles para alinear los equipos a la estrategia

  • Comunicar con autenticidad, escuchando y abrazando

  • Gobernanza. Motivar, supervisar y rendir cuentas. Medir para cambiar.

  • ….

Es difícil, es complejo, es apasionante.

Cambiar exige esfuerzo pero cuando eres consciente de la caducidad de las inercias, cuanto antes empieces más tiempo tendrás para ser protagonista activo del futuro en lugar de esperar a lo que hagan otros.

Los líderes, los de verdad, actúan orientados por un propósito, en el mejor interés de todos los concernidos. Su ambición les llevará a trascender de lo meramente operativo para abordar toda la cadena de valor y acabar influyendo en el sistema.

Gracias a Embedding project por la inspiración y a mis compañeros de AVIO por hacerme sentir parte de su liderazgo sostenible.