15 de junio de 2022

Retos y oportunidades de las marcas ante el salvaje oeste legal digital



Nos preguntamos muchas veces qué futuro podemos imaginar para la protección de marca digital. 

Hay incertidumbres: Metaverso, NFT, blockchain, ethereum…. La realidad es que observamos que muchas marcas no planifican los nuevos escenarios y mucho menos prevén la protección frente a retos desconocidos, algunos de los cuales ya están más que vigentes.

En la planificación, aconsejamos una revisión de los perfiles en redes sociales de las marcas: 

  • Conseguir validación oficial del perfil
  • Revisar y ocupar -aunque sea defensivamente- el nombre en la red social. En esta herramienta es fácil comprobarlo: https://namechk.com/ 
  • Prever la inscripción de al menos un dominio de nueva generación (como el .beauty para una compañía de cosmética o un dominio que permita pagos en blockchain como .crypto (ver https://unstoppabledomains.com/)
  • También en la nueva oleada de Podcasts algunas marcas deberían registrar sus programas (como en Ivoox).

La conducta preventiva es clave, con una mirada futurista pero real, porque en colisión de marcas con idéntica denominación, el que primero la registre es el que la consigue.

La transformación digital debe llegar, también, al departamento jurídico.

A nivel de protección se presentan escenarios de entornos muy agresivos donde la competencia se ha agudizado. 

Existen organizaciones especializadas en el tráfico de datos sensibles, como por ejemplo números de tarjetas de crédito, que falsean perfiles de marcas conocidas y aprovechan concursos oficiales para engañar a los consumidores. 

Se detectan ataques dirigidos de la competencia o ex trabajadores que, a falta de menciones negativas por parte de consumidores, se dedican a -falsamente- agredir a las marcas en Google Review, foros y redes. Recordemos que los riesgos reputacionales no están en la verdad de las manifestaciones, están en los relatos que, concienzudamente, se mueven oportunistas en la red. Las marcas deben proteger un activo tan valioso como lo es su prestigio, con herramientas y estructuras de detección de contenidos y un equipo preparado para saber si debe emitir o no un comunicado, con el contenido y en el momento adecuado.

A nivel de oportunidad la red permite escuchar la competencia, ver si se publicita con tu marca y cómo lo hace y ver qué estrategias digitales utiliza. Quién sepa aprovechar la información sabrá tomar mejores decisiones en la transformación, imparable, de nuestro entorno.

Otros problemas más clásicos como el de las falsificaciones seguirán, sí, transformándose ante los nuevos escenarios. Todos sabemos que las organizaciones que se dedican a esta actividad persistirán, pero también sabemos que si luchamos contra ellos buscarán otras marcas alternativas que no cuenten  con servicios de protección. 

No podemos esperar a que se regule el anonimato en la red y el registro de dominios,que se establezca la responsabilidad de las plataformas o buscadores, o de los gigantes  que han colonizado la red; tenemos que actuar por nuestros propios medios, porque nadie nos ha protegido, ni lo hará.

¿Comenzamos?

Rafael Gimeno-Bayón.
Abogado director de www.reputaciononlinelegal.es