20 de abril de 2022

Inteligencia Artificial vs. Habilidad humana



Semana Santa es época de procesiones. Pero para procesión, la que llevan los aficionados del Futbol Club Barcelona con lo sucedido el pasado jueves 14 de abril cuando se vieron “conquistados” por más de 40.000 fans del equipo rival, en este caso el Eintracht de Frankfurt, en su propio estadio, en su templo, en su casa.

Pero no os asustéis, no voy a hablar ni de futbol, ni del partido, ni siquiera de si es bueno o no que sucedan estos episodios desde un punto de vista social, económico o europeo. En cambio, sí que me sirve para provocar el debate sobre los límites de las tecnologías o más bien, como la habilidad humana sigue por encima de la supuesta inteligencia artificial o los algoritmos.

Los hechos fueron los siguientes:

Una semana después del partido de ida en Alemania, se jugaba el partido de vuelta en el estadio Camp Nou en Barcelona. El calendario hizo que coincidiera en Jueves Santo a las 21 horas, es decir, las primeras horas de las vacaciones de Semana Santa para muchos de los aficionados. Por otro lado, ya al acabar el partido el 7 de abril, se empezó a hablar de la llegada masiva de aficionados alemanes a Barcelona. En esta semana de tiempo, el club puso a la venta 34.400 entradas (al margen de las 5.000 que sí entregaron al club alemán). Los primeros días, estas entradas estaban a la venta por los canales habituales del club. Entre ellos, los canales digitales. Pasados unos días, se empezó a confirmar la llegada del gran grupo de alemanes a la ciudad, muchos de ellos sin entrada (o eso se pensaba). Fue en este momento cuando se “habilitaron” una serie de “cortafuegos” para evitar que las entradas se compraran por alemanes. Concretamente:

1. No poder pagar con tarjetas de crédito alemanas.

2. No poder acceder desde una IP [dirección de internet] alemana.

Demasiado tarde.

La realidad es que ninguna de estas tecnologías pudo superar el ingenio o la inteligencia humana. En pocas horas corrió la voz y sobretodo la información a través de las redes sociales sobre:

1. Cómo instalar redes privadas virtuales (VPN).

2. Cómo pedir cuentas prestadas a socios y socias.

3. Cómo descargarse aplicaciones para activar tarjetas de crédito de prepago.

4. Cómo contactar y pedir favores a amigos y familiares residentes en España.

Conclusión: un estadio con 40.000 seguidores del equipo rival.

Más allá de la pericia y de la picardía, desde mi punto de vista, resumiría el episodio con la frase «no se pueden poner diques al mar«, o lo que es lo mismo: lo digital tiene la capacidad de superar cualquier barrera.

Por lo tanto, el marco mental debería cambiar. Os propongo:

1. Pensar en digital. No trasladar lo físico a “lo on line”. La digitalización de cualquier negocio no es un fin, es un atributo o un eje imprescindible a tener en cuenta.

2. Actuar de forma holística. No pensar en una acción por si sola. Cualquier proceso que se quiera digitalizar debe tener en cuenta también otras aspectos relevantes como la seguridad o lo que es más importante la ética de las soluciones aportadas.

3. Estar siempre en “modo beta”. La velocidad de los cambios y las innovaciones es tan elevada hoy en día, que no podemos pensar en que “ya lo tenemos solucionado”, siempre hay puntos de mejora. Y esto sólo se puede obtener estando pendientes en todo momento de las posibles innovaciones (incrementales o disruptivas) que puede haber en la industria en la que operamos.

Como decía al principio, más allá de las consecuencias para el Futbol Club Barcelona y su proceso de venta de entradas, donde ya hemos podido ver algunas acciones correctoras, mi reflexión gira en torno a los nuevos retos que plantea la digitalización.

¿Qué opináis?

By matteria_