16 de febrero de 2021

Por un escenario sostenible



Referencias para una transformación necesaria

Ha llegado el momento de actuar y de reinventarnos. De hacernos sostenibles como Humanidad gestionando los riesgos que amenazan el futuro. Anticiparnos para construir un mañana no solo viable sino mejor.

Desde que en 2015 se firmara el Acuerdo de París, el cambio climático ha ocupado de pleno derecho su sitio en la agenda global y lo que es más importante en la opinión pública. No se trata de una ideología verde sino de la toma de conciencia del abandono del entorno del que dependemos, no solo el natural sino también el social, como se recogió en la Agenda 2030 (los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible) ese mismo año.

5 años después, en 2020, el COVID-19 nos ha sacudido cruelmente el exceso de confianza e impuesto un sentido de urgencia. Es preciso actuar y cuidar lo común. Toda energía es poca para abordar los retos formidables a los que nos enfrentamos en este siglo XXI.

La creciente complejidad de la vida humana por global, hiperconectada pero con brechas y aceleradamente tecnológica, nos sobrepasa. Y nos angustia, porque no parece que las respuestas de los viejos modelos nos lleven a soluciones medianamente satisfactorias.

Y es que a problemas complejos no hay respuestas simples. La búsqueda de soluciones requiere primero cierta comprensión de la realidad, sin prejuicios, fuera de burbujas, con pensamiento crítico y sobre todo interés sincero, genuino de mejorar lo que tenemos en común y no con agendas excluyentes de “quitarte a ti para ponerme yo”.

Como he comentado en otras ocasiones, estamos ante un cambio de era que requiere un nuevo paradigma en el que se van perfilando grandes ejes o referencias, en concreto dos y de ahí la corriente actual de la transformación dual: la revolución digital y tecnológica y el reto de sostenibilidad social (humano) y medioambiental.

En esta formidable tarea de transformar nuestro modelo social de economía industrial globalizada en un modelo social de economía híbrida -aquella en la que lo físico se supedita a lo digital-  que sea sostenible, NO busquemos césares carismáticos sino líderes integradores. No busquemos adhesiones sectarias sino colaboraciones con propósito. Busquemos construir soluciones de manera viable (sostenibles en el tiempo) para los problemas vigentes, actuales y previsibles, de nuestra sociedad (Humanidad) y no beneficiar solo a unos pocos con la excusa de imponer viejas respuestas conocidas pero caducas. Hay que anticipar el futuro para construir una vida sostenible para todos y no perder el tiempo con revisiones del pasado sin futuro.

Todos tenemos que ser parte de la solución y nadie debe ser parte del problema. Esta es la nueva guía ética que ya se está utilizando como criterio para invertir en proyectos, empezando por las empresas y los nuevos profesionales que se necesitan para ello. Rendir cuentas, dar ejemplo, ganarse la confianza porque actuamos con propósito: Solucionar los problemas reales de las personas trascendiendo al común y al futuro.

Y si no lo haces por altruismo, hazlo por puro egoísmo.

Te interesa, nos interesa a todos. Por muy independientes que nos sintamos, dependemos de los demás y por supuesto de la salud del Planeta que habitamos. Pensemos en positivo: se abre una ventana de renacimiento y tenemos que aprovecharla.  Ante la adversidad y el problema hay que encontrar aprendizaje y oportunidad. La tecnología al servicio del bien común.

Con esta reflexión inicio una serie de artículos para dar forma al  “ESCENARIO SOSTENIBLE” en que que me propongo compartir y comentar conocimiento tanto teórico como práctico que sirva de referencia para la transformación. Es preciso que modifiquemos nuestros hábitos de vida como individuos y como agentes de cambio de las organizaciones en las que participamos. Necesitamos buenos profesionales en las administraciones públicas y en las empresas para construir las mejores alianzas. Y tenemos que ser buenos ciudadanos. Solo desde el esfuerzo individual y colectivo haremos realidad el escenario sostenible. #Pensar, Sumar y Actuar

La alternativa -me temo- es la distopía en la que parecemos vivir demasiados días en demasiados sitios.

Mucha pedagogía, algunos datos relevantes y contrastables, casos y ejemplos..

Algunos posts que tengo en mente

  • Propósito y creación de valor en las organizaciones del s XXI. Un enfoque integrador.

  • El Planeta más allá del cambio climático: el entorno del que dependemos y somos parte.

  • La transición energética. Algunos conceptos clave

  • SLO – La licencia social para operar

  • Doughnut Economics: nuestro espacio viable entre Sociedad y Planeta

  • El buen gobierno corporativo como base del liderazgo integrador

  • Herramientas para una estrategia de transformación.

Y por supuesto vuestras sugerencias son muy bienvenidas.