12 de mayo de 2022

El valor de la escala y de la diversidad en rural



Fuente de la imagen: Informe de FUNCAS

En la construcción del rol de lo rural en el siglo XXI, como una opción vital factible y necesaria, hay una serie de elementos comunes que son los que caracterizan las actividades que aspiren a ser sostenibles en estos tiempos. En este sentido, apuntábamos que la conectividad es esencial, ya que las oportunidades se producen en digital, con el uso de tecnologías emergentes. Para estar en el mundo y para disponer de bienes y servicios que solo con la tecnología actual pueden proveerse de manera viable.

El espacio hibrido ofrece así la capacidad de conectar lo difuso para ofrecer soluciones comunes. La escala es importante para generar respuestas sostenibles. No podemos inventar la rueda en cada iniciativa local que emprendamos, no si queremos que dure más allá del empeño de unos pocos valientes que luchan contra los elementos, con sus propios recursos menguantes o subvenciones efímeras.

Estoy convencida de que solo pensando en grande conseguiremos soluciones disruptivas para problemas enquistados. Y eso requiere sin duda escala pero en todo caso acierto. Y es que las soluciones del siglo XXI tienen que contar con su personalización. Ni todas las soluciones valen para todos los territorios ni pueden aplicarse sin el concurso de las personas en el terreno.

Cada territorio tiene unas peculiaridades y características únicas que deben tenerse en cuenta para definir por supuesto las políticas públicas (no una política para todo el territorio rural) y a la hora de plantear proyectos transformadores de futuro.

Necesitamos mejores datos para informar nuestras decisiones y actores (personas con ganas de actuar) en el terreno.

Quiero señalar en este punto la importante aportación de FUNCAS el pasado año con la publicación del informe “La despoblación de la España interior” . El estudio agrupa en tres clusters las 23 provincias afectadas por la despoblación con características comunes sí, pero diferentes entre sí en función de la combinación de variables demográficas (caída de población, envejecimiento y juventud) y económicas que hacen que las propuestas generales y genéricas no sean igual de efectivas.

DECRECE: La situación es crítica. Tiene peores registros demográficos (mayor caída, más ancianos y sin jóvenes para el relevo), pero con base económica en la media

SE ESTANCA: Es posible promover actividad económica ya que, aunque ha perdido población, tiene más y más jóvenes. Tiene mucho paro, poco dinamismo económico (principalmente sector agrario)

REMONTA: Pueden aplicarse medidas selectivas y focalizadas para reforzar ya que tienen actividad económica por encima de la media pero población envejecida y poca densidad pero con importantes capitales

Pero además es imprescindible una gestión local de territorio identificando los actores principales para informar las preguntas y desplegar las respuestas. De esto hablaremos en detalle en nuestro proyecto Relathia de Innovación Social y en los proyectos en los que estamos trabajando para abordar el Reto Rural.

Construimos comunidad para #PensarSumaryActual

#RetoRural