Tecnología y colaboración, claves en el desarrollo de una ruralidad inteligente

gonzalo-martin-Hispatec.jpg

Por Cristina Tarodo.

Algo se mueve en el campo español...así es como Elena Pisonero, fundadora de Relathia, planteaba un debate en sus redes sociales a raíz de un artículo publicado en Ethic sobre la necesidad de soluciones innovadoras frente a la despoblación. Es el momento de generar un nuevo espacio rural en el siglo XXI en el que el campo se sitúe en función a sus fortalezas y deje de verse como el problema para convertirse en la solución. Un buen uso de la tecnología y la colaboración de todos son elementos fundamentales si queremos apostar por una ruralidad inteligente que una la visión global de los grandes debates con lo que piensa la gente en el terreno.

El sobreenvejecimiento, aislamiento, falta de conexión a internet y la carencia de infraestructuras y servicios básicos son problemas comunes en todas las zonas rurales afectadas por la despoblación. El campo se queda sin habitantes, pero a la vez está previsto que la población mundial aumente en más de 1.000 millones de personas en los próximos 15 años según la ONU. Esta situación nos plantea un problema: ¿cómo podremos alimentarnos si la población activa tiende a concentrarse en las grandes ciudades y las zonas rurales se quedan sin agricultores?

Partiendo de la idea de tener acceso a las máximas posibilidades de desarrollo tecnológico en un campo sostenible, son necesarias soluciones innovadoras que ayuden a plantear un espacio nuevo que contribuya a la resolución de los grandes retos del siglo XXI frente a un enfoque derrotista.

Desde esta mirada de futuro hemos tenido la oportunidad de entrevistar al ingeniero en telecomunicaciones Gonzalo Martín, director de Hispatec Analytics, una división del grupo Hispatec especializada en analítica avanzada para mejorar la toma de decisiones de las empresas agroalimentarias.


¿Cómo alimentaremos a toda esta población si la gente que trabaja en el campo se va?


Gonzalo acudió al Nuevo Espacio Hispasat para compartir su experiencia y explicar la importancia de incorporar soluciones basadas en tecnologías como analítica avanzada o ‘machine learning’ que ayuden a las empresas del sector agroalimentario en su toma de decisiones. Durante su ponencia, el director de Hispatec Analytics abordó temas como los retos de la industria agroalimentaria, la importancia del uso de datos o el concepto “red agroalimentaria”.

¿Cuál es el elemento diferenciador que introduce Hispatec Analytics? “Tenemos datos, somos más rápidos, usamos más variables y más dimensiones,  somos objetivos y sabemos contextualizar”, afirmaba Gonzalo Martín. En definitiva, su propósito es que, decisiones que antes se tomaban en base a la intuición o la experiencia, se hagan con una base matemática y con un mayor rigor científico. Pero para ello es necesario que las empresas desarrollen una cultura digital y se convenzan de que, una gestión adecuada de los datos, les llevará a tomar mejores decisiones y por lo tanto a una mayor probabilidad de conseguir los resultados esperados.

Uno de los temas abordados en la ponencia fue el futuro del sector agroalimentario, hacia dónde se dirige. El director de Hispatec Analytics lo tiene claro: “todo el mundo va hacia producir más con menos, de forma más sostenible y desarrollando una red agroalimentaria justa, global e inteligente”. El buen uso de los datos es por tanto clave.

Elena Pisonero y Gonzalo Martín, durante la sesión en Hispasat.

Elena Pisonero y Gonzalo Martín, durante la sesión en Hispasat.

En este contexto hacia un aumento de la producción con menos, uno de los grandes retos a los que se enfrenta la industria agroalimentaria es el demográfico. En 2015 la población mundial estaba formada por 7.300 millones de personas y está previsto que en 2030 lleguemos a los 8.500 millones hasta alcanzar los 11.200 millones de personas en 2100. ¿Cómo alimentaremos a toda esta población si la gente que trabaja en el campo se va? Está claro que la despoblación es un elemento crítico para el sector agroalimentario. “Entre el 10% y 15% de agricultores que tenemos hoy se jubilarán en menos de 10 años y no hay un relevo generacional”, apuntaba Gonzalo Martín que explicaba que existe un gran reto: “cómo hacer que la gente no abandone el campo y no solo eso, porque con eso no solucionaríamos nada, sino cómo hacer que otros se vayan a vivir al campo y a trabajar”. Los servicios básicos son necesarios para abordar este reto. Sin unos servicios e infraestructuras adaptadas a las necesidades de cada zona, será imposible que el campo fije y atraiga población.


“producir más, para más gente, con unos hábitos cambiantes, muy rápidos, con menos superficie, menos suelo y menos agua”


Otro de los retos a los que se enfrenta la industria agroalimentaria es el cambio climático. Según el informe “El futuro de la alimentación y la agricultura. Tendencias y desafíos” elaborado por la FAO, el impacto del cambio climático en la seguridad alimentaria mundial se notará no solo en el suministro de alimentos, sino también en la calidad, el acceso y la utilización de los mismos y en la estabilidad de la seguridad alimentaria. Para cubrir la demanda en 2050, la FAO estima que la agricultura tendrá que producir casi un 50% más de alimentos, forraje y biocombustible de los que producía en 2012. Para el director de Hispatec Analytics el reto al que se enfrenta la industria es “producir más, para más gente, con unos hábitos cambiantes, muy rápidos, con menos superficie, menos suelo y menos agua, que es un factor crítico”. Avanzar hacia sistemas agrícolas y alimentarios sostenibles a través de la colaboración de todos los agentes es clave en este reto.

Es aquí, al hilo de la necesidad de colaboración y aportación de todos para un desarrollo sostenible de la industria agroalimentaria, donde Gonzalo Martín introduce el término “red agroalimentaria” en lugar de cadena: “en la era digital nosotros vemos más una red agroalimentaria porque este entorno digital crea diferentes conexiones entre nodos que nos permiten, por ejemplo, comprarle a alguien directamente online que produce para una cooperativa”. 

Vivimos un momento de cambios vertiginosos e incertidumbre, pero que a la vez presenta una gran oportunidad para el campo. Así lo cree Gonzalo Martín: “la transformación digital nos afecta a todos y en este impacto la agricultura es oportunidad”. Así que dejemos de ver el campo como un problema para convertirlo en la solución a los retos que se nos presentan. El campo es el gran oxígeno de la humanidad, no nos olvidemos de ello.